COSTE DE PROPIEDAD DE UN VEHÍCULO


El coste total de la propiedad de un vehículo suma todos los gastos que puedes tener cuando adquieres un vehículo. Este coste incluye: el pago del vehículo (precio), los gastos en gasolina, el mantenimiento y las reparaciones, la depreciación del auto, el interés del crédito, el seguro y los gastos de licencia y registración,  


Debe añadir estos gastos al precio del vehículo para calcular el verdadero coste del mismo.



El gasto en combustible depende del precio actual de éste y de las millas por galón que puedes recorrer.  


Los costes de mantenimiento y reparaciones dependen del vehículo y de la edad de éste. Si su vehículo es muy antiguo los números pueden doblarse fácilmente.

Si cuida su auto y lo lleva a las revisiones estipuladas necesarias, evitará averías y tendrá menos gastos en reparaciones pero si vive en una zona con condiciones meteorológicas extremas éstos podrán incrementar también. 



El interés del crédito depende del banco, de su crédito actual, de la duración de éste y de la entrada que dio en la compra de su vehículo.


La tasa de su seguro se ve afectada por factores como la edad del vehículo, las millas anuales, la localización en la que se encuentre, su historial de seguro, su crédito, los años de experiencia conduciendo, historial de accidentes, el nivel de cobertura del seguro elegido, el vehículo, si su vehículo es de su propiedad, de lease o sí pidió un crédito para su compra, descuentos disponibles y la compañía de seguros que eligió.


Los impuestos de Licencia y Registración del vehículo dependen del Estado.


Debido al uso regular y al paso del tiempo el valor del vehículo disminuye considerablemente, a esto se le llama depreciación. Las millas que tenga el vehículo también influyen en la depreciación.


El valor de su vehículo puede descender entre un 20% y un 30% para finales del primer año. Desde el año dos al seis será entre un 15% y un 18%. En 5 años, el precio de su vehículo puede descender hasta un 60% respecto a su valor inicial. 


Como puede ver, el coste de la propiedad de un vehículo no es solo su precio, sino la suma de éste y todos los gastos que conlleva.